Narciso, la planta del otoño

El narciso o o narcissus es una planta bulbosa originaria de la cuenca mediterránea y Europa. El nombre de esta planta con flor tiene origen en la mitología griega, debido a un joven griego llamado Narciso, que destacaba por su belleza. Existen alrededor de 400 especies de narcisos, de los cuales, destacan los de copa grande y pequeña, los de flores dobles que llegan a dar varias flores por tallo y los más comunes, los narcisos trompeteros que cuentan con una única flor por tallo y pueden llegar a medir hasta 50 cm, aunque la mayoría son algo más pequeños.

El narciso se planta en otoño y florece a finales del invierno, nos anuncia que la primavera está cerca. En lo referente a sus cuidados: prefiere los climas fríos ya que no aguantan bien el calor, necesita una buena cantidad de luz natural, riego a menudo pero no con mucha cantidad de agua y tierra fértil. Sus flores tienden a ser flores amarillas, aunque pueden encontrarse también en tonos anaranjados y blancos. Además de su gran belleza, esta planta tiene propiedades medicinales, antiguamente era aprovechada para la elaboración de productos utilizados para calmar la febrícula o episodios convulsivos.

Una planta que no puede faltar en tu hogar, ya que quedará perfecta para dar un toque de color y personalidad. No dudes en pasarte por nuestras tiendas para hacerte con la planta del otoño.

× ¿Podemos ayudarte?